La Respuesta al VIH en Centroamérica necesita de la participación de una sociedad civil fuerte y organizada

En el 2015 el mundo se comprometió por primera vez a cumplir con una ambiciosa agenda universal para el desarrollo sostenible, que incluía la aspiración de acabar con la epidemia del VIH como amenaza a la salud pública para el año 2030.

Aunque ha habido avances globales en el aumento de la accesibilidad y asequibilidad del tratamiento de VIH y la implementación de estrategias innovadoras para la programación de prevención y tratamiento, y en la prestación de servicios basados en la comunidad y el apoyo a la adherencia. Se necesitan acciones aceleradas e innovadoras para alcanzar a aquellos dejados atrás y cumplir con los objetivos 2020 de que el 90% de las personas que vivan con VIH conozcan su estado, 90% de las personas viviendo con VIH que conozcan su estado accedan al tratamiento y 90% de aquellos que accedan al tratamiento logren la supresión viral.

La región centroamericana se enfrenta a un desafío en cuanto a la cobertura del tratamiento para todas las personas que viven con VIH, los países "necesitan aumentar la inversión y el acceso (al tratamiento) sobre poblaciones específicas, combinado a una prevención que tenga en cuenta los factores sociales y estructurales que llevan a la transmisión del virus, como la discriminación, el acceso a servicios y la pobreza.  Las llamadas "poblaciones clave", más en riesgo: "trabajadores sexuales, consumidores de drogas, hombres homosexuales o aquellos que mantienen relaciones sexuales con otros hombres, personas transgénero o presos", el 65% de los nuevos contagios se produjeron en personas de las "poblaciones clave" y sus parejas sexuales (por encima de la media global, 54%), mientras que "solo un tercio (35%) se produjo en el resto de la población" según ONUSIDA informe 2019

A medida que el financiamiento de donantes disminuye en la región centroamericana para la respuesta al VIH, es necesario identificar soluciones sostenibles, tal como estrategias de movilización de recursos, la reducción de costos de “administración”, mejorar la asignación de recursos – incluyendo la entrega de servicios basados en la comunidad – y aumentar la eficiencia. Los Estados deben implementar planes para una respuesta sostenible al VIH con financiamiento propio.

El papel de la sociedad civil en la respuesta al VIH

Odoo • Una imagen con una leyenda
 

La epidemia del VIH, no se puede terminar sin abordar los determinantes de la vulnerabilidad y las necesidades integrales de las personas en situación de riesgo y de las que viven con el VIH.  Por lo tanto, existen vínculos críticos en las poblaciones clave quienes viven en comunidades frágiles, ya que son los más afectados por la desigualdad, la vulnerabilidad y la inestabilidad

La respuesta al VIH, no se debe concebir sin la participación de la sociedad civil organizada quienes son los que hacen incidencia, para abordar estos vínculos, son quienes construyen urgencias política y generan coaliciones multisectoriales para la acción, se debe reconocer el importante papel que realizan para contribuir al progreso significativo para la supervivencia y el bienestar de las diversas poblaciones con las que trabajan a través del empoderamiento de las mujeres, educación, salud, nutrición y empleo entre otros.

Odoo • Una imagen con una leyenda
 
"En una década serán normales las parejas del mismo sexo"